Dicen que el hogar es dónde está nuestro corazón. Pero mi corazón es salvaje y libre. Así que, estoy sin hogar ¿O simplemente sin corazón? ¿Lo empecé yo? ¿O empezó conmigo? Dicen que el miedo es para los valientes, porque los cobardes no miran fijamente a los ojos. Así que, no tengo miedo, de tener miedo ¿Se necesita valor para aprender a llorar? Tantas carreteras sinuosas, tantos kilómetros por recorrer.
Dicen que el amor es para los enamorados, sin amor quizás nada será real, así que estoy sin amor o simplemente quiero menos. Desde que el amor se fue, no tengo nada que temer.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Pilotando mi corazón

Querida mía