Entradas

Mostrando entradas de julio, 2017

Un día raro.

Hoy es un día de esos raros, en los que te levantas pequeñita. Hoy te apetece frenar, vivir el día a cámara lenta, sin prisas. Parece que el día amanece bonito pero en ti, hay una enorme tormenta. No sabes si en cualquier momento estallarás o sin embargo, volverás a brillar. Emociones y sentimientos navegan sin parar, sin llegar a ningún puerto. Pasean de arriba a bajo, corretean y no paran. 
Hoy es de esos días en los que te apetece estar sola, perderte y que nadie te encuentre. Te apetece sentarte en cualquier sitio en el que nadie te pueda reconocer. Mirar al cielo mientras cuentas estrellas, te relajas y te vas sanando. Porque hoy sientes que te duele. Y has aprendido que cuando algo te duele, el mejor remedio está dentro de ti. Porque buscar consuelos en otros, es de cobardes. Que las cosas hay que empezarlas bien desde el principio, de no ser así, tienen un final pronto escrito en el destino.
Y es que a veces, la soledad asusta, pero otras te reconforta, te abraza y te mima. Lo qu…

No pide tanto, idiota.

Ella quiere que la invites a tocar tu corazón. 

Porque el amor que me juraste ya pasó de 100 a 0.

Imagen
Ahora que me olvidas con otro, yo he preferido olvidarte sin la ayuda de nadie. Aunque eso va a suponerme más tiempo y más daño. 

Gracias por hacer lo difícil, fácil.

Quizás no nos volvamos a ver. Aquella fue la última y la más bonita a la vez. Me gustó volverte a ver después de tanto tiempo, me encantó tu sonrisa y tu mirada. Y sobre todo amé ese abrazo que nos dimos. En realidad fueron dos, pero los amé con el corazón. 
Estos son algunos de lo recuerdos y momentos que se guardan bien adentro. Que rozan el alma y que enternecen. Y simplemente lo sé, porque en mi cabeza vuelven a aparecer con el tiempo, los pienso y los siento. Y la verdad, me gustan. 
Como he dicho, puede que haya sido la última vez. Los caminos se bifurcan, un día estamos sentados codo con codo y otro estamos, yo en casa escribiendo, pensando en aquel día, y tú donde quiera que estés. Quizás en algún momento, algo te recuerde a mi, o puede que jamás nada lo haga. 
Han pasado días, y ya muy poco se de ti, el tiempo ha abierto una brecha entre tu y yo, que separa tal cual iceberg en el deshielo. El frío se acoge en nosotros, tu por allá, yo por aquí, nos vamos olvidando conforme, anda…
Imagen
Sé que buscas a alguien que te vuelva a enamorar, que no te haga sentir mal. Se que hube otro que, no supo valorar lo que tenías para dar. Se que tal vez, te hizo sufrir, te hizo llorar, te supo lastimar. Se que tal vez, ya sabes de mi, voy detrás de ti. No te voy a mentir. 

Promesas.

Imagen
Lo siento pero me lo prometí. Jamás volvería a ser débil, jamás dejaré que nadie me vea herida. Cambié mi pensamiento, para mi llorar con la cara descubierta ya no es de valientes, las únicas lágrimas que mostraré son las que provocan las risas infinitas. 
Ni una vez más, los latidos de mi corazón ahora son secretos, tan solo yo se lo que guardan. No dejo que el sentir lo acelere; y sí, hablo del corazón. Las mariposas aletean de forma pausada y muy adentro. Cuando sin querer palpita más de lo normal, recuerda que está bajo llave, que ahora nadie lo volverá a lastimar, y de pronto se tranquiliza. 
Sentimientos, los secretos más guardados en el interior. Quizás ni los más cercanos son conocedores de ellos. Porque ahora pienso que mostrarlos es de débiles. Por ello, prefiero fingir que no tengo, que si algo me sienta mal, trago fuerte, respiro y levanto la cabeza. Que si algo me alegra demasiado, no se como expresarlo, se produce un choque de emociones en mi interior, que al fin y al cabo…

Soy más fuerte si estamos los dos.

Imagen
Imagen
Dicen que el hogar es dónde está nuestro corazón. Pero mi corazón es salvaje y libre. Así que, estoy sin hogar ¿O simplemente sin corazón? ¿Lo empecé yo? ¿O empezó conmigo? Dicen que el miedo es para los valientes, porque los cobardes no miran fijamente a los ojos. Así que, no tengo miedo, de tener miedo ¿Se necesita valor para aprender a llorar? Tantas carreteras sinuosas, tantos kilómetros por recorrer. Dicen que el amor es para los enamorados, sin amor quizás nada será real, así que estoy sin amor o simplemente quiero menos. Desde que el amor se fue, no tengo nada que temer.

"Fast Car"

Imagen
Tenía la sensación de que podíamos ser alguien...