Magia

Hoy he respirado magia y no me refiero a tu perfume, me refiero a tu mirada. Que te miren seguidamente a los ojos sin parpadear, te pone nervioso y acabas apartando la mirada intentado disimular y yo como tonta sonrío y lo vuelvo a hacer; te miro fijamente, y de nuevo sonrío. Tan curiosa mi risa, que preguntas a que viene y yo con más risa todavía te digo: "A ti" y entonces es cuando sonríes. Cada día, cuando me levanto, me propongo hacer sonreír al mundo y tu estás dentro de él y mi objetivo se gratifica gracias a ti. 
Te he sentido más cerca de lo normal, me has mirado y te has atrevido a acariciar mi hombro apartando el pelo de encima y entre susurros hemos hablado. Las miradas cada vez se acercaban más, sentía que el color marrón oscuro de mis ojos, se fundía con tus ojos color caramelo. 
Fusión de miradas, ¿magia quizás? ¿simple compromiso? Sinceramente la magia me gusta más. Porque de verdad hay miradas que transmiten más allá de la realidad. Las miradas hablan más que las palabras, incluso gritan y también lloran. Las miradas derrochan alegría, transmiten confianza, camuflan la tristeza y el cansancio. Las miradas esconden, se pierden entre los ojos de la gente, van de un lado hacia otro. A veces en busca de algo, otras tranquilamente observando. Y es que miradas hay muchas, de distintos tipos, colores y tamaños, pero tu simple mirada, mira dentro. Es capaz de atravesar mis ojos y ver más allá y por esa simple razón y quizá alguna más, siento magia cuando te miro. Tú mirada me hace grande. 

A veces, el silencio y una mirada lo dice todo. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Un poco de todo y un poco de nada.

Pilotando mi corazón

Querida mía