Dos extraños bailando bajo la luna, se convierten en amantes al compás.

Los dos estaban caminando en el mismo sentido y no hablo de la dirección errante de sus pasos. 


Comentarios

Entradas populares de este blog

Un poco de todo y un poco de nada.

Pilotando mi corazón

Querida mía