Entradas

Mostrando entradas de abril, 2017
Imagen
Piensa que la ama, pero no siente el amor. 
Imagen
Me rehúso a darte el último beso, así que guárdalo para que la próxima vez te lo de haciéndolo, haciéndolo así, así así. 

Dale tiempo al tiempo, que tu y yo estamos hechos para estar los dos. 

Coincidir en lugar y tiempo.

Hoy el destino nos volvió a cruzar. Una noche de abril en la plaza de la ciudad, más llena que nunca, personas de todas las edades paseando, hablando, tomando algo... Las típicas quedadas de amigos en el mismo lugar, el hombre de la barba sentado en la barra del bar de la esquina, la pareja que se coge de la mano, los abuelos presumidos. El escándalo, ciento una conversaciones entremezcladas, el típico que siempre la lía más, el más callado, la chica que mira de reojo al chico que le gusta y se ríe con sus amigas para que se fije en ella, las amistades casuales que alegran a todo el alrededor, de la efusividad que muestran al encontrarse, el chico de la radio, los niños correteando sin parar y los padres intentando alcanzarlos. El aire era más cálido de lo normal, estar en una terraza era lo ideal, mientras veías a la gente pasar. Tomarte algo con tu mejor amigo y reír a carcajadas sin que nadie lo entienda y comprenda, porque solo vosotros sabéis de lo que habláis. Miradas de complici…

Te has perdido quien soy

Imagen
Presupones mi momento de sentir, me comparas con quien nunca conocí. 
Ahora vienes y me pides que te ayude y te comprenda, ahora tienes corazón...
Imagen
Algún beso escondido, abrazos perseguidos, miradas furtivas que siempre adivinan que contigo soy más fuerte. 


Imagen
Un día cualquiera nos conocimos, simple casualidad o acto del destino quizá. Aquella noche supe que estábamos destinados. Cuando nuestras miradas se cruzaban ambos sonreíamos y jamás una sonrisa había permanecido tanto tiempo en mi recuerdo. Volvimos a coincidir, mientras hablamos no dejamos ni tan solo un segundo de sonreír. Empezamos a salir después de varios meses. Como cada viernes me ponía mi blusa y mi falda favoritas y esperaba a que llegases asomada a la ventana. A veces te demorabas y comenzaba a temblar al pensar, que quizá hoy no vendrías. Pero de pronto mire hacia abajo y vi a mi chico, parecía esconder algo a las espaldas, pero sin mas detenimiento, baje corriendo las escaleras, quería aprovechar cada minuto junto a él.  De pronto nos vemos y noto cierto nerviosismo, como si algo pasara... Y antes de poder darle un beso, sacó un ramo de rosas blancas, mis preferidas, con una tarjeta en la cual ponía: "Las vi y me acordé de ti". Surgió una explosión de sentimiento…

Hoy.

Hoy siento que me miras pero ya no estás, me doy la vuelta para despedirte pero es demasiado tarde, te has marchado ya. Hoy siento que me tocas, casi puedo percibir tus dedos acariciándome, intento acercarme y responder a tus caricias, pero de repente ya no las noto. Hoy siento tus abrazos por la espalda, el corazón me palpita rápido y me giro inmediatamente para abrazarte, pero mis brazos se quedan en el aire. Hoy, durante milésimas de segundo he podido respirar tu aroma, ese aroma especial que caracteriza a cada una de las personas y tanto me gustaba respirar. Hoy he notado como me cogías la mano al pasear, protegiéndome del mundo, en ese mismo instante la he intentado coger y agarrar fuerte, pero de pronto desaparecía. Cierro los ojos y mi mente imagina con detalle cada uno de esos pequeños momentos en los que has estado conmigo hoy,  y piensa si de verdad eran palabras llenas de amor aquellas que dedicaste indiscretamente, pero pese a la incertidumbre de no saber, desde entonces n…

I'll be waiting.

Imagen
Te he visto llorar en la noche. Siento tu dolor, puedo ayudarte a curarlo y puedo hacer que ésto no tenga un final. Y aquí sigo esperando para que veas la luz.

Aún estando tan separados, mi corazón está contigo. Hay un tiempo para amar, para llorar y para sanar... Puedo estar aquí paciente de tus tiempos. Si queda alguna esperanza de amor, estaremos juntos... Pero esta vez para siempre.


Menos es más.

Querida mía

Hoy quería hablarte, quería contarte y confesarte aquello que tanto me aterra. Querida mía te he necesitado tanto durante todo este tiempo y no has aparecido ni por casualidad... Recuerdo muchas de las palabras que me dedicaste, quizá éstas se las llevó el viento con el tiempo... Estuve a tu lado en cada una de tus lágrimas, tus indecisiones y tus decisiones más importantes. Compartí cada momento contigo con mucho gusto, disfruté bailando, riendo, cantando, gritando, soñando... Tu y yo desde siempre pero olvidadas sin saber porque, ni en qué momento. A veces quisiera retroceder a momentos vividos contigo que me han llenado de alegría, recuerdo llorar de risa a tu lado; ese recuerdo me recuerda tu sonrisa y me emociona. Querida mía no dejo de pensarte. Soy consciente de que la vida nos guía por caminos diferentes, que nos aleja y nos distancia. Pero también se que cada uno elige dónde dar sus pasos y sinceramente has olvidado dar esos pasos conmigo de vez en cuando. Te quiero, me llena…