Por ti que siempre fuiste mi otra mitad, tu vida entera me la diste sin preguntar, tan solo déjame decirte, papa y mama, sois lo mejor que la vida me dio, sin dudar.  

Comentarios

Entradas populares de este blog

Pilotando mi corazón

Querida mía