En busca de esa canción

Las canciones no suenan como antes. 

Las canciones suenan, pero suenan diferentes, solía escuchar una canción de amor y ponerme a llorar, solía escuchar mil y una veces esa canción y siempre conseguía emocionarme. Pero desde hace un tiempo no encuentro canciones con las que pueda describir mis sentimientos, por más que escucho, sí, me pueden parecer bonitas, pero no me hacen sentir. Necesito sentir que una canción me llegue al corazón, que la melodía me estremezca por dentro, que hagan temblar mi alma, de tal forma que no se me olvide jamás; pero no, toda canción que escucho queda como un recuerdo, pero no interfiere en ninguno de mis sentimientos... 

Siempre buscamos esas canciones con las que más nos identificamos porque cuando la noche llega y la tristeza toca nuestra puerta, necesitamos  oír algo, y siempre se nos ocurren aquellas canciones que han dejado marca en nosotros, quizá por una amistad que no fue como debía, quizá te una el amor a la letra o simplemente quieras relajarte, escuchando lo que necesitas en un momento dado. 

El misterio de las canciones, que nos recuerdan, que son capaces de llevarnos más allá, que calman, que aconsejan, que levantan el ánimo, que no dejan que pares de bailar y cantar, que te acompañan en el coche de camino a casa, que te sacan una sonrisa, que dedicas a otra persona, que te hacen llorar o saltar de alegría... Sí, las canciones son las que están en los momentos difíciles, nosotros las elegimos, seleccionamos como vencer al miedo, a la tristeza, la pena... 

Quiero volver a sentir, quiero creer en el amor de los versos, quiero viajar con los ojos cerrados y una canción, quiero cantar bajo la lluvia, quiero bailar en lo más alto, quiero sentirme protegida, cuidada y respetada, quiero que la música vuelva a llegar a mi corazón, que él sea capaz de sentir de principio a fin, quiero que el primer sonido me sorprenda tanto que no pueda dejar de escucharla jamás. 
Resultado de imagen de música es vida

Comentarios

Entradas populares de este blog

Un poco de todo y un poco de nada.

Pilotando mi corazón

Querida mía