Pero te doy las gracias por haberme aguantado, por haber sido distinta y por haber creído en mi cuando he fallado. Has sabido ver mi lado más oscuro y encender la luz, no todo tuvo que ser malo y gracias por enseñarme tanto y pedir tan poco. Yo quise más de una amistad que ya se ha roto, yo estuve hundido y tu mano me sujetó y por eso que hoy te doy las gracias. He aprendido que los sueños si se cumplen, no me tengo que rendir. He conseguido imposibles, he visto miles de miradas observando lo que no debía ser. 

Gracias por quererme.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Pilotando mi corazón

Querida mía