No hay más verdad cierta, que la que gritan tus ojos cuando tu boca se cierra y sella tus labios rojos

Comentarios

Entradas populares de este blog

Un poco de todo y un poco de nada.

Pilotando mi corazón

Querida mía