Entradas

Mostrando entradas de febrero, 2016
Imagen
La vida sorprende, la vida aviva, la vida da vida a cada corazón, cura cada herida y sana cada decepción. Porque a veces no nos damos cuenta, no miramos el detalle, no vemos la intención, dejamos de lado la confianza y fallamos, nos aislamos y perdemos, pero ahí está la vida, la que reconforta, la que alivia, la que da fuerza y te seca cada lágrima. Y es que, a veces corremos demasiado deprisa, porque queremos llegar cuanto antes, pero en ese momento, dejamos de vivir intensamente cada segundo, olvidamos el todo y nos centramos en el nada... Pero ahí está, ella te salva, te aguarda, te ayuda y te agarra cuando caes, porque así es la vida, tu fiel compañera, tu mejor amiga, tu destino mejor escrito.
Imagen
"Soy tan pronto una sonrisa, que una lágrima" 
"De que manera, una sonrisa tan verdadera, puede llevarte hasta donde quieras, puede enseñarte que todo pasa por una razón..."

Imagen
"Luchando por mi futuro, sin pausa por lo que quiero"
Imagen
Pensar que volverás, no me deja morir Fuego en el mar
No es tarde Nunca es tarde tío, así que sal hay fuera y cómete el mundo de una vez, nadie va a hacerlo por ti, porque tú puedes, porque tú tienes el poder de decidir lo que tú quieres, porque sabes, vas a ser feliz. Regala flores, da un abrazo, ríe fuerte, quiere a muerte y que tu gente tenga siempre lo mejor de ti. Y nunca olvides valorarte como debes, que no es tarde, queda tiempo, así que empieza a sonreír. 
Imagen
No es miedo, si me tiemblan hoy las piernas no es por miedo, es más bien porque este amor no tiene frenos, y se intuye el huracán, lo veo venir, que yo soy viento y tu la furia de las olas, ya lo ves, lo que provoca el corazón a ti y a mi...

Imagen
Carta a él Querido tú,  Cada mañana te observo al pasar, tardas cinco segundos en cruzarte delante de mi, con ese tiempo me sobra para saber un poco de ti y para saber de mi que tu me gustas. Pasa rápido pero lo vivo intenso, me alzas la mirada hacia tus ojos, como si ese azul me hipnotizara tanto, que hay veces que no me da tiempo ni a respirarte; ese aroma que me envenena la locura, que no dejo que se escape ni una mota de aire que huela a ti... Tus gestos, tan breves y simples, tan sencillos y sutiles, tan valientes y arriesgados, tan tuyos que a veces los hago míos. Ese andar, indiscutible el ritmo de tus pasos, estás por llegar y yo ya noto el ritmo de tu andar, un paso, otro paso... Y ahora ocurre, cuando cuento 20, pasas por delante de esta pequeña cabizbaja, escondida tras sus piernas encogidas.  Y día tras día, te observo pasar y descubro cosas maravillosas acerca de como eres, aunque probablemente sea todo producto de pequeñas imaginaciones mías, que te hacen embellecer y que y…