Una historia especial, una historia singular, de una reina que perdió su corona pero que la volvió a encontrar, la encontró para nunca soltarla más. Su pensamiento "cada mujer merece ser reina y llevar siempre su corona". Y tan cierto es, cada una de nosotras somos especiales, las chicas no somos simples caras bonitas, si no que llevamos grandes historias detrás que nos han ido creando y madurando cada día un poquito más. Y tan sencillo es, que cada mujer vale oro, que nuestras cualidades a veces son difíciles de encontrar y cada una podemos aportar un granito de arena especial. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Pilotando mi corazón

Querida mía