Fuimos algo y no fuimos nada, kilómetros nos separaban, era imposible un día sin hablar contigo, sin que me aconsejaras, sin que me hicieras reír, sin apoyarme, sin darme tu cariño especial. Eramos dos desconocidos que muy pronto se
 convirtieron en amigos, jamás nos volvimos a ver, a pesar de que esperamos a que después de la primera vez vernos de nuevo... No recuerdo que nos pasó, ni porqué se perdió aquella sincera amistad, es tan triste, estuvimos tan cerca aunque a la vez lejos... Y es que aún puedo recordarte a través de conversaciones grabadas a fuego en el ordenador, manteniendo su esencia desde la primera letra hasta el último punto. Y no consigo saber en que momento desapareció aquella magia, quizá fui yo, quizá tu, quizá los dos, sin quererlo dejamos de hacer crecer las florecillas en el estómago, siempre nos guardará el cariño que supimos darnos con palabras alentadoras, fue un placer conocerte y que fueras huella en mi vida.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Pilotando mi corazón

Querida mía