"Una historia de dos"

Ella dijo que cada historia tiene su final, y he aprendido a no volver la vista atrás, él le dijo no te asustes si hoy no quiero amar, si esta noche solo quiero despertar contigo y nada más. La noche entraba para iluminar el cuarto, ella se desnudaba ayudada de otras manos, el beso, el oscuro pozo que dibujaban sus labios, ella recorrió el espacio vació que dejaban sus brazos. Él intentó memorizar todo su cuerpo, para poder disponer de aquel placer en cualquier otro momento, ella intentó darle un sentido a todo aquello, él mintió piadoso y necesitado: claro que te quiero. Ella despertó desnuda y sola encima del colchón, mientras él estaría preguntándole su nombre a otra mujer, ella se vistió y salió tranquila de aquel hotel. 








Comentarios

Entradas populares de este blog

Un poco de todo y un poco de nada.

Pilotando mi corazón

Querida mía