Me enseñaste a quererte y a sonreír, conquistaste mi alma sin presumir, inventaste el arte de no fingir, te doy las gracias por convertir mi desaliento en ganas de vivir. 




Comentarios

Entradas populares de este blog

Pilotando mi corazón

Querida mía