Dejémonos de egos y busquemos la ilusión

La ilusión, ese sentimiento  de alegría y satisfacción que produce la esperanza o la realización de conseguir algo que se desea intensamente, ese sentimiento que se lleva dentro del corazón en cada nuevo pasito que andas. ¿Dónde queda una persona si la ilusión se marcha? ¿Porque? La vida misma es una ilusión constante, que va delante, que va detrás, nos ilumina cada mañana al tener ganas de ponernos en pié, intentando mantener esa muestra de alegría caracterizada por una sonrisa, acompañada del brillo de los ojos. ¿Que queda de la ilusión? Los detalles que marcan la diferencia ya no se valoran, los gestos y las caricias ya no se quieren, las alegrías ya no producen esos cosquilleos tan maravillosos en el estómago, la calma tarda más en aparecer después de la tormenta, la lluvia no cesa de los espejos cristalinos que reflejan el alma. ¿A dónde va? Se marcha, no se siente, se arrepiente, vuelve, pero muere, muere de no sentirse, de no buscarla, de no mirarla, de no compartirla, de no sonreír, de no cumplir tus sueños, de no crearla, de hacer que cada día sea más pequeñita que el anterior. 
Ilusión es ver a un niño crecer, ilusión es ayudar, ilusión es querer, ilusión es poder, ilusión es amor, ilusión es recordar, ilusión es vivir, ilusión somos todos. 
Querer ilusión

Comentarios

Entradas populares de este blog

Pilotando mi corazón

Querida mía