Y llega el momento que estás a oscuras... y ocurre, pasa lo que siempre has evitado que pase… son duros golpes, que suceden sin quererlo, un combate por ver quién puede más, por ver quién da el golpe más fuerte, por ver quien acaba antes con el de al lado. Final del combate, dos personas heridas por quererse, dos individuos abatidos en el suelo, sin ser capaces de mirarse por orgullo, sin poderse ayudar, sin dejarse tocar, sin sanar las heridas de cada golpe… Se alejan, se distancian, se abandonan, se desprecian, se odian incluso. Siempre pierde el que quiere más, la decisión es dura, volver a empezar, reconstruir, seguir, el intento de sanar toda herida que no tenga cura, y vuelven al combate, golpe tras golpe, caída tras caída, abatida tras abatida, siguen intentando quererse por mucho que les pese, intentan perdonarse aunque les cueste, intenta mostrarse cariño, pero ya nada es igual, los golpes han provocado que no se miren igual, que las caricias no sean lo mismo de antes, que los abrazos sólo sean dados y no recibidos, que los problemas sean escondidos, que las sonrisas sean más pequeña, y poco a poco se hacen ellos mismos pequeños, haciendo del amor una batalla constante, intentando no cansarse, intentando revivir el principio y olvidar el final, intentando ser fuertes como siempre, como nunca.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Pilotando mi corazón

Querida mía