Hoy es el cumple de la más peque, y no me voy a olvidar de felicitarla como se merece, nos vamos haciendo mayores, y hoy es el día en que cumples uno más, felices diecinueve petarda. Otro año más estoy escribiéndote otra felicitación y como me alegro de ello porque eso significa que sí estamos unidas a pesar de todo, que lo malo se olvida, no hay porque vivir recordándolo, merece mucho más la pena recordar todos esos momentos que nos van a sacar una sonrisa, esos si son merecidos, porque estar contigo es una sonrisa constante. Y además nos queda mucha guerra que dar.

Pequeña, no dejes de ser tan grande, no tienes que olvidarte de quererte nunca ni dejar de confiar en ti, porque eres una guerrera, que yo se que puede con todo, que aunque te lluevan mil tormentas tú sabrás dar el paso para levantarte y seguir hacia adelante, porque eso lo he aprendido de ti, he aprendido que aunque se esté muy hundido siempre se puede un poquito más y sé que cuando lo esté estarás tu hablándome en guachu, o haciendo canciones sin sentido, o inventando rimas absurdas o recordando momentos de esos que no paramos de reir hasta llorar, sé que me darás siempre el abrazo que necesite, y te lo agradezco muchísimo, porque yo quizá no me haya portado siempre bien y que estés ahí a pesar de todo lo valoro muchísimo. Gracias de corazón.
Siempre te voy a querer y nunca me voy a olvidar de ti, que lo sepas, tienes un trocito de mi corazón a tu nombre.

Pd: yo te pondré las cancines que pediste en tu funeral J

Te quiero. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Un poco de todo y un poco de nada.

Pilotando mi corazón

Querida mía