Y todo lo que nunca dices es que me amas, así que, todo lo que nunca sabré es si tú me quieres. Sí solo pudiera mirar dentro de tu mente, tal vez encontraría una señal de todo lo que me gustaría escucharte decirme a mi. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Un poco de todo y un poco de nada.

Pilotando mi corazón

Querida mía