Se marca y no sé me ocurre decir ni una sola palabra que acabe con este silencio que ahora me alcanza y muero matando, te eso despacio y te digo que solo el amor ya no basta. Mis años, mi vida, mis noches se acaban. Siempre pensaré que te encontró mi estrella de la buena suerte, no sé como curarme el corazón, y ahora que está claro que ninguno de los dos fue tan valiente me pierdo entre la gente y tu voz... 


Comentarios

Entradas populares de este blog

Pilotando mi corazón

Querida mía