Nadie se merece un monumento, creo que no hay marcha atrás, al final siempre es el mismo cuento, al final siempre final. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Un poco de todo y un poco de nada.

Pilotando mi corazón

Querida mía