Las palabras siempre son vacías para el que no escucha. No conseguirás jamás lo que deseas si no luchas. Sigue adelante, intenta quererte, confía en ti mismo. Nunca pienses que la única solución es el suicidio. Al perder algo importante y no atreverse a aceptarlo, ciego ante la realidad, te esconderás en un gris manto. Y el llanto te ahogará en un profundo más de lágrimas. Reflexiona, sigue adelante, para la siguiente página. Hazte el fuerte aunque seas débil si no quieres que se note, llora solo y en silencio hasta que tu paciencia explote y ya no puedas. Y es que las penas no se olvidan sólo te acostumbras a ellas no se cierran las heridas, las astillas en tu corazón siempre estarán clavadas como espadas y tu cuento de hadas se pierde en la nada. 







Comentarios

Entradas populares de este blog

Pilotando mi corazón

Querida mía