Si fuera  más guapa, y un poco más lista, si fuera especial, si fuera de revista, tendría el valor de cruzar el vagón y preguntarte quien eres, te sientas enfrente y ni te imaginas que llevo por ti mi falda más bonita, y al verte lanzar un bostezo al cristal se inundan mis pupilas...  De pronto me miras, te miro y suspiras, yo cierro los ojos, tu apartas la vista, apenas respiro me hago pequeñita y me pongo a temblar... Y así pasan los días de lunes a viernes como las golondrinas del poema de Bécquer, de estación a estación, enfrente tu y yo, ahí viene el silencio. De pronto me miras, te miro y suspiras, yo cierro los ojos, tu apartas la vista, apenas respiro, me hago pequeñita y me pongo a temblar... Y entonces ocurre despiertan mis labios pronunciando tu nombre tartamudeando, supongo que piensas que chica más tonta, me quiero morir, pero el tiempo se para y te acercas diciendo: "yo aún no te conozco y ya te echaba de menos cada mañana rechazo el directo y elijo este tren". Y ya estamos llegado, mi vida a cambiado, el día especial este 11 de marzo, me tomas la mano, llegamos a un túnel que apaga la luz... te encuentro la cara gracias a mi manos, me vuelvo valiente y te beso en los labios, dices que me quieres y yo te regalo el último soplo de mi corazón... 


Comentarios

Entradas populares de este blog

Un poco de todo y un poco de nada.

Pilotando mi corazón

Querida mía