Ya se que no importo pero es tan difícil disimularlo, aunque sea un poco... 
-Como que no importas, ¿quien te ha dicho eso?
No hacen falta palabras para decirlo, se nota... 
-Mentira
Verdad, yo sigo esperando sorpresas, sigo mirando por la ventana por si te veo llegar, soy de las que baja el volumen de la música para saber si ha llegado alguien esperando que seas tú, espero, y mientras espero pongo mis mejores canciones, lo más altas posibles para que muevan mis pensamientos de sitio, y sigo, esperando a que me creas, y pesándolo van cayendo lágrimas como puños, y sigo buscando una distracción hasta que llegue la hora de dormir, dormir para vivir, para soñar, para olvidar... Y sigo necesitándote mientras te apartas, y sigo buscando ese abrazo que no viene nadie a dármelo, y aún así sigo, sigo siendo la chica tonta sensible, la que son capaces de hundir con cuatro palabras, con dos insultos, con una mirada, y si, me caigo, caigo a lo hondo del pozo... Pero, sigo levantándome al día siguiente, sigo saliendo con una sonrisa, fingiendo que todo está bien, callando las injusticias que veo, escondiendo mis miedos... pero no pasa nada, porque algo que he aprendido es que de cada caída uno se levanta más fuerte, y que al final estamos para quien queremos estar.  
-Te equivocas, importas infinitamente más de lo que tu te puedes llegar a imaginar, muchos no podríamos vivir sin tu sonrisa, sin esas ganas tuyas de hacer lo que sea, sin tus manías y tus aficiones tan raras que tienes, sin tus tonterías, sin ese carisma tuyo que te define tan bien, sin mil y una cosas... Pero yo, yo no puedo vivir sin que me quieras, yo no se ir sin ti, el mundo detrás de ti es demasiado pequeño porque tú me haces tan grande, tu consigues lo que nadie ha conseguido nunca, y aunque a veces te diga cosas que de verdad mi corazón no siente, estás a mi lado, que aunque sea el más cabezón de todos, tú eres mi cabezonería más grande, que mi vida sin ti perdería su total sentido, formas parte de mi y no te perderé, ni nunca ni siempre, aquí y ahora. 
  

Comentarios

Entradas populares de este blog

Pilotando mi corazón

Querida mía