Porque los golpes más duros son aquellos que se dan en el interior, el silencio es una manera de protegerse de ellos, pero eso no impide que se marquen ahí dentro, que te hieran y que te hagan sentir que no vales nada.  

Comentarios

Entradas populares de este blog

Pilotando mi corazón

Querida mía