Tal vez el beso se convierta en mordisco. Y probáblemente duela. Y seguramente te guste. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Pilotando mi corazón

Querida mía