Todos locos. 

Últimamente el mundo me parece un lugar de locos, cada día las cosas son más insensatas, quizá la vida haya perdido su total sentido, y vayamos como veletas, en el sentido que indica el viento... porque hoy lo queremos todo, y al día siguiente ya nos da igual, porque queremos cambiar pero a la vez dejarlo todo de la misma manera, lo intentamos, si, pero sin sentido alguno vuelve a su forma inicial. Un mundo donde no nos paramos a pensar lo que tenemos, donde arriesgamos y pase lo que pase lo afrontamos, donde solo nos importamos nosotros mismos y que los demás sigan su vida como puedan. Todo esta del revés, hoy el listo se hace el tonto para ganar, y sigue aumentando el gran afán por tener más y más, por ser el mejor, por ganar al de enfrente, la sociedad ha olvidado que es ser un mismo, ha olvidado quererse tal cual, con sus propios defectos y virtudes. Nos seguimos escondiendo como si estuviéramos obligado a ello de forma subliminal. No hemos perdido lo suficiente como para valorar nuestro alrededor. Y sí cruelmente siguen existiendo esos días en los que piensas que no eres nadie, porque no te ves como los demás, porque te ves rodeado de cuatro paredes blancas y te preguntas que haces aquí y qué sentido tiene todo esto si estamos condenados al mismo final. Y el miedo sigue sin apartarse de nosotros, nos persigue, como si fuera parte de nuestra propia sombra, y jamás llegamos a disfrutar, a conseguir sentir esa libertad como si voláramos como libres pájaros. 

Capaces de entenderlo como bromas, ¿ dónde están los buenos valores?  Porque seguir con el orgullo, con el egoísmo, con intentar ganar siempre, con creernos que todo lo hacemos bien sin haber posibilidad de equivocarnos, porque seguimos sin saber pedir perdón, sin dar las gracias ni decir por favor... Todos sabemos que ponerse en el lugar de los demás es difícil y además doloroso y elegimos lo fácil, nuestro yo personal, el ego ¿ porque no cambiar ? ¿ porque no decir se acabo y basta ya ? Que vuelva el amor, y el cariño, que salgamos a la calle y veamos bondad en la mirada de la gente, afecto saludándonos unos a otros, que todo sean inmensidades de sonrisas, que no nos dejemos de ayudar nunca, porque juntos todo se puede, paciencia, tranquilidad, armonía, luchemos por ello, por corazones con sentimiento y llenos de amor. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Pilotando mi corazón

Querida mía