Sin explicación, sin motivo alguno, pensando en que habré hecho mal, mirando a mi alrededor y observando lo absurdo que es todo, viendo como las palabras se las lleva el viento, que la vida pasa, que las mentiras duelen, que hay palabras que se clavan en el corazón, tanto, que incluso llegan a doler. Nada parece tener sentido, todo está al revés y sigo con la puta manía de girar el mundo para ver con mis propios ojos la realidad, que si hay veces que chocamos contra un muro, mil, dos mil, tres mil veces y no avanzamos. Y es que hoy cuando crees que tienes algo, solo hay vacío, cuando crees que has llegado a tocar el cielo con la yema de los dedos, tan solo caes, que cuando una sonrisa era todo ahora ya apenas tiene valor, piensas y te das cuenta cómo has dejado de ser a aquella niña que jugaba con sus muñecas atrás, que has crecido, y sí, parece que todos hemos crecido, que llegó la hora de las decisiones, que a partir de ahora se acabaron los juguetes, viene lo de verdad, un mundo nuevo. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Pilotando mi corazón

Querida mía