Ganas de besarte, ganas de que llegue el fin de semana para vernos después de varios días, mirarnos y estar como si no nos conociéramos, como extraños pero en realidad con solo vernos se nos alegra la cara o el corazón de alguna forma o otra. Ganas de darte un abrazo y no soltarte, de cogerte de la mano y salir corriendo tu y yo, nosotros. Ganas de perderme contigo, de desaparecer unos días, relajarnos y disfrutar del verano. Ganas de estar contigo, de estar a tu lado. Ganas de no echarte de menos por tenerte tan cerca que no me de tiempo a añorarte. Ganas de compartir tiempo juntos, mañanas, tardes o noches. Ganas de decirte cuanto te quiero, que te gano amándote mucho más que tu. Ganas de decirte cualquier tontería, de ver tu sonrisa, de oír tu carcajada, de escuchar tus historias, de que me cuentes todo. Ganas de ver como me dices un te amo susurrado, tan solo para que no se entere nadie de que tu gran secreto soy yo, porque nos queremos tanto que no hay vida sin nosotros.    



Comentarios

Entradas populares de este blog

Pilotando mi corazón

Querida mía