Como se puede estar tan agobiada, como puede faltar hasta incluso la respiración de pensar que en unos días te juegas un futuro completo. Ya no se puede más, el tiempo no acompaña, las barreras te obstaculizan y después de un año tan intenso concentrase es casi imposible, pasan miles de cosas por la mente y no puedes, te frutas, te sientes impotente de ver que no vas a llegar, que tu sueño se queda a mitad y que no vas a poder hacer eso que tanto te gusta, pensar que puede que tengas que cambiar de aires, crear un nuevo todo en un sitio diferente que desconoces, suena muy difícil. Dije que lo necesitaba, que más que nunca me iban a hacer falta muchos ánimos y apoyos constantes, pero sigo notando ausencia de ellos... Hacía tiempo que no estaba tan mal, que no me iba por ahí a desahogarme porque entre las cuatro paredes me siento asfixiada, todo se me queda pequeño, no soporto nada ni a mi misma, quiero reír pero me es muy difícil, necesito que alguien saque esa sonrisilla de mi pero tampoco la hay... lo único que he logrado es pasarme horas llorando a oscuras, perdida, para poder llegar a volver a retomar lo mismo otra vez, y si, necesito que esto pase ya, es una agonía que te mata... Por una vez, por esta vez, confiaré en mi y yo misma me diré que puedo, me haré sonreír y sacare fuerzas de donde no las hay porque hay que seguir.


Yo quiero, yo puedo.  

Comentarios

Entradas populares de este blog

Pilotando mi corazón

Querida mía