Pero sin correr, que no haya prisa, te convenceré con millones de sonrisas para que te despiertes y te des cuenta que no hay nada que perder. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Un poco de todo y un poco de nada.

Pilotando mi corazón

Querida mía