Y aunque entiendo que tu siempre serás ese sueño que quizás nunca podre alcanzar hoy le pido a tu ángel de la guarda que comparta, que me de valor y arrojo en la batalla para ganarla y es que yo no quiero pasar en tu vida como las modas. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Un poco de todo y un poco de nada.

Pilotando mi corazón

Querida mía