Voy venciéndote, convenciéndote de que eres grande, como las cosas que no me espero, como ese gracias tan verdadero, como el sincero abrazo que me das sin nada a cambio, como el perfume de una sorpresa, por la esperanza que se aferra, por eso en todas partes junto a ti. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Un poco de todo y un poco de nada.

Pilotando mi corazón

Querida mía