Valencia 28/03/2013.
Querido tú: 
Ha pasado mucho tiempo y he comprendido que debemos seguir cada uno nuestro camino, separados tal vez. Aconsejarte que sigas con tu vida, que ya basta de mentiras y secretos, siento que todo pesa demasiado y aunque no lo demostremos y lo bueno pueda a lo malo nos dañamos mutuamente, espero que lo entiendas, no tengo excusas ni motivos para decirte esto, es posible que ni si quiera mi corazón esté hablando ahora, mejor dicho se rompe en pedacitos con cada una de las frases que te escribo y puede que tu también sientas algo parecido al leerlas. Creo que ambos evitamos esta salida, no se como lo hacemos pero sin querer acabamos juntos y cuando queremos estamos más lejos que nunca, aprovecharnos hasta el final es nuestro objetivo, pasar el mayor tiempo juntos hasta que llegue el calor y otra vez volvamos a ser simples extraños, dos personas más en el mundo que jamás han compartido nada. Es el mismo cuento repetido que pronto tendrá un punto final que lo termine. Aunque siempre existirá esa posibilidad de que el destino nos vuelva a juntar. Existen las segundas partes. 
No tengas miedo, recuerda que siempre estaré en ti, en tu recuerdo, no olvides lo que te he enseñado ni lo que has aprendido y menos aún mis sabios consejos. Te quiero, te he querido y te querré pero luchar contra lo imposible puede que a estas alturas sea muy difícil para mi, si yo no soy lo que más quieres y no piensas romper barreras la lucha queda en un absurdo del que no saldremos, porque yo te necesito queriendo y tu me necesitas sin querer. Besos, abrazos, caricias y más, hechos que todo lo demuestran, se que de alguna forma me quieres, pero poco a poco nos desvaneceremos, porque es así, la vida pasa y todo cambia.

Posdata: Esto no es un adiós, es un para siempre.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Un poco de todo y un poco de nada.

Pilotando mi corazón

Querida mía