¿ Te acuerdas cuando nos conocimos en aquel banco ? Ayer estuve allí y me pasé horas llorando, si pudiera tomarme una pastilla dormiría, hasta el día hasta el día que volvieses para ahorrarme esta agonía, estoy muerto, encerrado en mi habitación, esperando ansiósamente tú última decisión. Intento ser fuerte, lo intento y no lo consigo, cada foto es un recuerdo, una estaca ahora mismo, mi corazón está hecho en mil pedazos, la verdad es que tú eres la única que lo puede reparar. Duermo cada noche como un niño pequeño abrazado a los cojines tuyos, imitando que estás a mi lado.      

Comentarios

Entradas populares de este blog

Pilotando mi corazón

Querida mía