Si no lo sabes tú, te lo digo yo, después de la tormenta siempre llega la calma, pero sé que después de ti, después de ti no hay nada.    

Comentarios

Entradas populares de este blog

Pilotando mi corazón

Querida mía