Otra vez me vuelvo loco porque ocurre lo de siempre cuando al fin damos el paso algo no va. Y otra vez no encuentro el modo de borrarte de mi mente, te propongo olvidar y algo no va. No, no quiero recordarte, sin embargo cada noche cuando duermo solo encuentro tus gestos. No, no quiero ya quererte, pero sin embargo pienso: somos como dos gotas de mar, saben que se tienen que encontrar porque uno sin el otro ya se sienten extrañamente diferentes. Y otra vez me vuelvo loco porque hay algo en mi creciente, y no se si es un te quiero o un puñal. Y otra ve me encuentro solo porque nadie me comprende y ya no se si es un quiero verte ya.  

Comentarios

Entradas populares de este blog

Pilotando mi corazón

Querida mía