Y cuando menos lo esperaba ella me abrazaba fuerte y quizás soltaba una sonrisa de esas que me suelen gustar, cada día que pasaba yo me ilusionaba más, me hizo romper esa promesa de que no volvería a amar, y es lo que siento, no puedo estar más tiempo esperando, tengo que hacerlo, tengo que decirle que la quiero.  

Comentarios

Entradas populares de este blog

Un poco de todo y un poco de nada.

Pilotando mi corazón

Querida mía