Si no quieres fiarte al menos óyeme, permanecer hostiles nos sirve a ti y a mi. No quiero interrogarte ni reprocharte nada hoy, yo más bien estoy buscando donde estás, quien soy. Al menos ahora hablamos a solas. Al menos ahora nos miramos sin volver la cara, las dudas los echos me explotan contra el pecho. 
Será que estamos hartos de nuestro mal humor, la lista de defectos que hicimos tu y yo. Olvida los temores de un problema que no fue, dame tiempo de aclararte todos tus porques.   

Comentarios

Entradas populares de este blog

Un poco de todo y un poco de nada.

Pilotando mi corazón

Querida mía