No lo intentes, no conseguirás desenamorarla, ya lo intentó ella misma y fracasó, por mucho que la hagas reír, la abraces, la mires a los ojos esperando que ella te mire igual, intentes ayudarla o simplemente le digas que le quieres, no lo conseguirás porque ella no te siente especial como a él, quizás pierda el tiempo, pero a ratos su felicidad es tan grande que sigue luchando, gracias a los miles de recuerdos, de palabras, de besos sigue adelante. Puedes aconsejarla pero ella jamás te contará su verdadero secreto, puedes mimarla pero no llegarás a sonrojarla, puedes acariciarla pero su piel no se erizará, puedes sentarte sobre ella pero jamás la harás temblar, puedes picarla hasta enfadarla pero no irá a buscarte, puedes fugarte con ella pero no se le acelerará el corazón, puedes cogerla por la cintura  y no conseguirás hacerla sudar, puedes y por poder puedes hasta amarla pero sinceramente ella no lo logrará, notarás que tu mirada y la suya no se comprenden, que las risas no son por lo mismo, que solo eres su amigo, el mejor quizás, pero el sentimiento no es compartido y incluso te darás cuenta que tu para ella no eres su prioridad mientras que tu no podrías vivir sin verla más. 


Comentarios

Entradas populares de este blog

Pilotando mi corazón

Querida mía