Ya no queda nada, son sentimientos sin acabar, lo que pasó quedó en un recuerdo entre los dos y por mucho que una de las partes quiera volver a acercarse ya no podrá porque las decepciones crean distancias,  hacen perder la confianza y romper muchas promesas. Quizás fuiste lo más especial para él, la única por así decirlo, su primera vez, pero las heridas del corazón a veces tardan en cicatrizar y no valen simples tiritas que  ayuden a taparlas porque tarde o temprano volverán a caer y cuanto más te empeñes en buscar tapaderas falsas más sangrarás, te darás cuenta que has perdido mucho tiempo, que quizás a ratos has sido feliz pero cuando te levantas por la mañana el primer pensamiento que sientes en tu mente es ella, la persona que tanto te hirió un día y simplemente te das cuenta que andas perdido, buscando un amor desesperádamente, alguien con quien compartir tu cama esperando que llegue esa mañana en la que mires al lado y veas a la persona más maravillosa del mundo, la que te haga reír incluso cuando lloras, la que mienta cuando te diga que no te quiere, la que nunca te deje caer y te aparte las piedras del camino, la que estaría dispuesta a dar la vida por ti y te ame con locura.
    

Comentarios

Entradas populares de este blog

Pilotando mi corazón

Querida mía