Y de repente un día pasa, te das cuenta de que ya no es lo mismo, que los te quiero ya no suenan igual y el te amo ni si quiera se pronuncia. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Pilotando mi corazón

Querida mía