Somos dos buenos actores que fingen quererse forzando al amor, ni tu ni yo somos capaces de verlo o de sentarnos y hablar de ello, aquí hay demasiado silencio. Ya no quiero demoras voy a explotar, mientras no te  das cuenta tengo las maletas en la puerta y sin darte cuenta me iré.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Pilotando mi corazón

Querida mía