Gracias por haber aparecido y para quererte darme motivos, recuerda nunca está perdido cumpliremos el sueño de dormir unidos, ahora déjame decirte una cosa, pero antes déjame acercarme a ti, me voy a pegar a tu espalda para que oigas mi corazón latir y te pueda decir que te quiero susurrándolo a tu oído, aprieta fuerte mis manos yo me sentiré vivo, este es el lugar perfecto, este es el momento, te miro a los ojos, me acerco y te beso.    

Comentarios

Entradas populares de este blog

Un poco de todo y un poco de nada.

Pilotando mi corazón

Querida mía