Y que fue de aquello a lo que llamaban verdad, que pasó con la sinceridad, que fue del perdón y de las palabras " lo siento ",  donde se fueron las miradas que hablaban y las palabras que se lleva el viento, donde está ese cosquilleo que sentías cuando te rozaba y los nervios de preocupación, donde quedaron las lágrimas y a donde se fueron las risas, que fue de aquello llamado amor y del echar de menos, donde se esconden los besos que antes se daban y robabas. Que fue de lo impredecible, de lo imprescindible y de lo único, que queda del calor intenso de tus abrazos, que fue de aquello de convertirnos en uno solo y del me dan igual lo que hablen los demás solo me importas tú, que le sucedió a lo llamado especial y a esa aceleración del corazón cuando estaba cerca, que queda cuando él no está, que pasa cuando no lo ves, que sientes cuando ni si quiera te mira y porque lloras cuando no te besa. Lo ves y lo sientes, lo escuchas y tiemblas, se acerca y te apartas, te acercas tu de nuevo y lo coges, lo coges de tal manera que jamás lo soltarías por nada en el mundo. 

Tu eres mi droga.   
   

Comentarios

Entradas populares de este blog

Pilotando mi corazón

Querida mía