Un día más en el que tu y yo nos peleamos no nos hablamos aunque nada ha cambiado, el orgullo a veces puede con los dos y nos hace hacer cosas que no quiere el corazón. No paro de pensar en ti cada momento aunque no te hable nada ha cambiado lo que siento, muero por dentro esperando que tu me hables mientras pienso que tal vez fui yo el culpable. Mirando el móvil una y otra vez pensando en si tu harás lo mismo que yo hago también, pensando en que estarás haciendo tú en este instante, sin hablarte pero con ganas de abrazarte. A veces hay que dejar el orgullo atrás y yo lo haré si me prometes que tu también lo harás, desde el silencio, ahora que se que tu me escuchas, no te dejaré jamás, te amo con locura. 
Y aunque pienses que paso de ti, te prometo que no, que nunca es así, tan solo espero que todo acabe cambiar el silencio y no parar de mirarte. 
Perdóname se que muchas veces soy un idiota y casi siempre soy yo el que se equivoca, ahora quiero aprovechar cada segundo porque si mañana tu no estás se me cae el mundo.  Quiero estar contigo, los dos felices, y no arrepentirme mañana de lo que hoy no hice, sonrío y soy feliz hoy porque te tengo, no puedo dejar de hablarte y pensar que te estoy perdiendo. Se que mi gran problema son los celos pero no puedo evitarlo porque me invade el miedo, te necesito tanto y cada día más que muchas veces no puedo evitar dejar de pensar.  Y lo siento, por las veces que te he fallado, que tu me has necesitado y que yo no he estado, todo cambiará te lo prometo, que el mundo sepa lo que siento ya que no es ningún secreto. 
[...]
Si nos peleamos algún día quiero que escuches esto y que sepas que aunque no nos hablemos no dejo de pensar ni un segundo en ti. Y si yo dejo de hablarte no significa que no piense en ti, espero que no sea tarde para corregir los errores que cometí.
      

Comentarios

Entradas populares de este blog

Un poco de todo y un poco de nada.

Pilotando mi corazón

Querida mía