Aquí, ahora y siempre. Y aunque ahora el mundo gire en otra dirección eres tu quien le da sentido a lo que dice tu dormido corazón, no todo está perdido. Dímelo de verdad, la respuesta no es la huida. 
Es difícil volar cuando esperar las caída, es difícil soñar cuando no ves la salida. 
En ti ahora y siempre. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Pilotando mi corazón

Querida mía