Ansiedad, rabia, suspiro tras suspiro y con esa sensación de ahogarse, de faltar oxígeno hasta llenar los pulmones, y así me siento hoy yo, puedo sonreír mucho y al minuto llorar más que nunca, inestabilidad propia quizás. No se expresarme, no se decir lo que llevo dentro si voy a estallar o a seguir guardando, la presión sube, el nudo cada vez más grande se hace y forma de quitarlo no encuentro, puede que todo se resuma a miedo o simplemente sea algo pasajero, pero no me deja dormir ni comer ni si quiera poner buena cara. Y es que tanto tiempo siendo así de buena como dicen que soy quizá me está pasando factura, siempre he estado orgullosa de serlo pero en ese momento en el que te la juegan como si fueras tonta o como si no sintieras no lo aguanto más... necesito gritar hasta quedarme sin voz, decir al mundo lo que pienso, susurrarte al oído que te quiero, escribir en un papel no me olvides, mandarte cada día ese mensaje de buenas noches y sobre todo amarte como jamás he amado.  
 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Un poco de todo y un poco de nada.

Pilotando mi corazón

Querida mía