Y es que mi problema es que demasiadas veces son las que me pides mucho y pocas las que das, creo que hay extremos de todo, unas medidas, y una forma de que la balanza sea medianamente por igual, el equilibrio no es constante, ya se que nunca lo fue, pero todo desciende cada vez más, del fondo a la oscuridad donde ni se ve ni se oye. Cada día es más raro que el anterior, no tiene sentido, pareces otro, con el mismo corazón pero tu cabeza te lleva loca e incluso a veces no te deja ni respirar hasta el punto de encerrarte en ti, junto a los problemas que hay días que te llevan con esa mirada al suelo... puede que no lo entienda, que no sepa ni de lo que hablo pero si sé que esos problemas de los que tanto hablas y tanto te duelen te quitan tiempo de lo importante, de vivir. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Un poco de todo y un poco de nada.

Pilotando mi corazón

Querida mía