Pero si yo pudiera darte el beso sabrías como duele este amor y podré invertir el universo para quedarnos en la nada tu y yo, si acaso te vas sin poderte tocar me veo de nuevo dando que hablar. Me llaman loco por no ver lo poco que dicen que me das, me llaman loco por rogarle a la luna detrás del cristal, me llaman loco si me equivoco y te nombro sin querer, me llaman loco por dejar tu recuerdo quemarme la piel. Loco, loco, loco, loco, loco.  Para mi locura no existe una cura que no sea tu boca que abre el mundo que yo me derrumbo si te marchas sola.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Un poco de todo y un poco de nada.

Pilotando mi corazón

Querida mía