Me arrepentí de no poder decirle todos los días que la quería, más aún de no habérselo demostrado cada vez que tenía oportunidad, me arrepentí de no haber roto con todo lo que nos separaba en algunos momentos, me arrepentí de haber dejado que se marchara sin antes decirle que la echaba de menos, me arrepentí de haber dejado las conversaciones más importantes sin acabar, me arrepentí de no haberme dado cuenta antes de que ella era la que me volvía loco, me arrepentí de no haber podido pasar el tiempo que yo quería con ella y de abrazarla, me arrepentí de no besarla en el momento en que seria me miraba a los ojos, porque por dentro me moría de ganas por hacerlo.
  

Comentarios

Entradas populares de este blog

Un poco de todo y un poco de nada.

Pilotando mi corazón

Querida mía